Esta semana tendremos una colaboración de una Psicóloga y Orientadora Infantil y Juvenil que nos hablará de la Inteligencia Emocional en niños.

 

   

INTELIGENCIA EMOCIONAL EN NIÑOS


    Cuando hablamos de inteligencia emocional nos referimos a la capacidad de comprender los propios sentimientos y los de los demás, controlar las propias emociones y desarrollar una emocionalidad saludable. Se puede decir con total seguridad que desarrollar una correcta inteligencia emocional es mucho más importante que el coeficiente intelectual que tenga nuestro hijo de cara a tener éxito en todos los aspectos de su vida futura.


     Ya que esto es tan importante para un correcto desarrollo personal y, por tanto, para la vida de nuestro hijo ¿qué podemos los padres hacer para facilitar este proceso?

 


1. ESTAR SIEMPRE DISPONIBLE


    Es lo más importante. Nuestro hijo tiene que tener la certeza de que cuando necesite contarnos algo que para él es muy importante ya sea negativo o positivo siempre vamos a estar ahí para él/ella. No debe temer contarnos cómo se siente porque le vayamos a regañar o a castigar ya que llegará un momento en el que no nos cuente lo que le ocurre y aún peor, llegue a pensar que sus emociones negativas (tristeza, ansiedad, miedo, etc.) es algo malo. Por otro lado, si cuando nos busca para hablar con nosotros sobre esas emociones siempre estamos ahí, la próxima vez se sentirá con confianza para volver a contarnos lo que le ocurre y así poder tomar medidas si son necesarias.


2. RECONOCER EMOCIONES 


    A partir de los dos años es una buena edad para enseñar a nuestros hijos a reconocer qué emociones están teniendo en cada momento. Nuestros hijos deberían poder ponerle nombre a lo que le está pasado. Es esencial que ellos sepan reconocer si lo que les está pasando es que están tristes, nerviosos  o que tienen miedo de algo. Es muy habitual que los niños confundan emociones como las que hemos citado anteriormente. ¿Cómo podemos ayudarle en esto? Preguntándole qué síntomas físicos tiene: sudoración, palpitaciones, ganas de llorar, etc. De esa manera nosotros podemos ponerle nombre a la emoción y decirle a nuestro hijo qué es lo que le pasa. De esta manera no solo le estamos enseñando a ponerle nombre a sus emociones sino que también reconocerán esas mismas emociones en los demás desarrollando así su empatía.


3. NORMALIZAR LAS EMOCIONES NEGATIVAS


    Antes de seguir indagando en lo que le ocurre es muy importante que ellos entiendan y comprendan que eso que les está pasando no es malo, ni es raro. Que es normal sentirse a veces tristes o con miedo, que a nosotros como padres también nos ocurre. Esto hará que ellos no se sientan diferentes, sino comprendidos y vean estas emocionales con total "normalidad". 


4. BUSCAR MOTIVOS


    Lo siguiente es saber el por qué se siente así. ¿Quizás ha ocurrido algo en el colegio? ¿Se siente así por algún comentario que ha escuchado en el colegio o en casa? Es importante que sepa la razón por la que se siente así. No solamente le ayudará a él sino que  podrá entender por qué su amigo está nervioso o por qué su abuelo está triste. De nuevo le estaremos ayudando a desarrollar empatía.


5. MANEJANDO LAS EMOCIONES 


    Como hemos dicho anteriormente las emociones negativos son naturales, pero debemos enseñarles a manejar estas emociones de un modo positivo y orientado a solucionar conflictos. Lógicamente cuando nuestros hijos son más pequeños los padre tienen que ayudar más para guiar al niño a llegar a una solución de lo que le ocurre. A medida que nuestros hijos crecen esa guía se va retirando de forma paulatina para que sean ellos los que puedan encontrar una adecuada solución.


6. SÉ UN BUEN EJEMPLO


    El último punto, pero no por ello menos importante, al contrario es algo básico. Nuestro hijos nos va a imitar en todo, y por tanto, también en la forma cómo manejamos nuestras propias emociones, como resolvemos nuestros conflictos personales y en la forma de relacionarnos con los demás. Podemos mostrarle, por tanto, lo que es ser una persona amable ayudando a vecinos, amigos o familiares que lo estén pasando mal o que necesiten algún tipo de ayuda y así enseñaremos a nuestro hijo cómo ser una persona empática y desarrollará una correcta inteligencia emocional.

 

 

                                                                Adelina Valenzuela Espejo
                                                                Psicóloga Infantojuvenil
                                                                Contacto:adelina.valenzuela.espejo@gmail.com

 

 

Contacto

Mi bibi, mamá

 

Correo electrónico:

info@mibibimama.com

 

También puede utilizar nuestro formulario de contacto.

 

 

 

 En Redes Sociales :